El pintor de la bondad de Dios

Cristo el novio. Cuadro pintado por Robert Lentz para Nouwen - copia
“Cristo, el novio”. Icono Robert Lentz OFM
Uno de ellos –el discípulo al que Jesús amaba–
estaba reclinado muy cerca de Jesús.
Juan 13, 23

“Cristo el Novio” es un icono en el cual se muestra a Jesús sentado en el trono mientras Jesús se aproxima inclinándose respetuosamente. Una persona acercándose  a Cristo ofreciéndole sus sentimientos, sus emociones y su sexualidad. El autor de este icono es el hermano Robert Lentz, franciscano y homosexual. Sus pinturas beben de la tradición ortodoxa rusa para la cual los iconos son más que meras pinturas. El icono es una ventana a la trascendencia, un espacio privilegiado de contemplación y oración. Para el Hno Robert cada uno de sus cuadros celebra la bondad de Dios en el rostro de muchos santos y santas. Lo original es que muchos no pertenecen al canon de santos aceptados por la Iglesia. Nos encontramos así iconos de Martin Luther King, Gandhi, Dorothy Day o Harvey Milk, entre otros.

Robert Lentz nació en Estados Unidos, Colorado, en el año 1946. Creció en el campo y dentro de la tradición católica bizantina. Estudio iconografía en el Monasterio de la Transfiguración con un gran maestro, Photios Kontoglou. En el año 1980 lo trasladan a Chile para ayudar en un hogar de niños huérfanos. La policía de Pinochet lo arresto pues sospechaba de qué participaba en actividades comunistas. Por fin retorna a Estados Unidos donde durante 20 años vive como ermitaño. Comenzó a pintar iconos de personas que habían luchado por la justicia y la paz, en lugar de los temas bizantinos tradicionales. Siguiendo el ejemplo del Concilio Vaticano II, y a teólogos como Leonardo Boff comprendio la diferencia entre el Reino de Dios y la Iglesia. Cuando alguien le pidió al Hno Robert que considerara pintar un ícono de Gandhi en 1983, luchó con la decisión durante varios meses hasta que se dio cuenta de que la santidad pertenece al Reino de Dios y que el Reino de Dios es mucho más grande que la Iglesia que existe para servirlo. Pintó a Gandhi y luego pasó a pintar Harvey Milk y muchos otros no cristianos que han sacrificado sus vidas por otros seres humanos.

lentz_ii_0_0_0.jpeg
Robert Lentz OFM

“La mayoría de mis críticos se sienten incómodos con la forma en que avanzo y retrocedo entre las culturas en las que he tenido que vivir desde la infancia. Quieren mundos ordenados, en blanco y negro, que nunca he conocido. Desde la infancia tuve que lidiar con un mundo Technicolor en el que nunca estaba seguro de por qué había tantas vallas. Los iconos bizantinos se mantienen seguros detrás de las murallas bizantinas y miran al resto del mundo. Las imágenes católicas están rodeadas por vallas católicas. Mis íconos ignoran las paredes. Pertenecen donde sea que haya vida”.

En 2003 reingreso en la Orden Franciscana donde realizó  la profesión solemne varios años después. “Como católico y homosexual pase una fase de tensión y angustia entre la ley eclesial y la propia conciencia, formada en otra espiritualidad”.  Lentz fue expulsado primeramente de los franciscanos aunque haya hecho una opción por la vida célibe. Sin embargo esta mala experiencia siempre busco transmitir la fe en un Dios lleno de misericordia y compresión. En el centro de su obra está presente el rostro de Cristo reflejado en hombres y mujeres que dieron la vida por fe y amor. Hombres y mujeres marginados de la sociedad pero en el centro del Evangelio.

f016ae640e6b67c4aa8f7bcf7415f4fa
Harvey Bernard Milk (Nueva York, 22 de mayo de 1930-San Francisco (California)

 

Harvey Milk: una lección de amor

De todos los íconos que el Hermano Robert ha creado, su icono de Harvey Milk ha atraído la mayor cantidad de críticas incendiarias. La mayoría de los críticos del icono se describirían a sí mismos como cristianos devotos, basando sus condenas en lo que ven como la doctrina cristiana. Puede parecer extraño, entonces, cuando el hermano Robert dice que pintó este ícono precisamente por los valores evangélicos en los que basa su vida como franciscano.
Hace un año, el mundo se sobresaltó cuando el Papa Francisco preguntó a los periodistas: “¿Quién soy yo para juzgar?” Cuando lo interrogaron sobre los sacerdotes homosexuales en la Iglesia Católica. Sus palabras simplemente se hicieron eco de las de Cristo en el Evangelio de Lucas: “Sed misericordiosos, por lo tanto, así como vuestro Padre celestial es misericordioso”. No juzgues, y no serás juzgado; no condenes, y no serás condenado”. (Lucas 6: 36-37)
Harvey Milk no ocultó su homosexualidad. Fue elegido al consejo de la ciudad de San Francisco por una amplia cantidad de votantes que el establishment político había descuidado. Justo después de su elección escribió un testamento en el que reconoció que se había convertido en un objetivo fácil para los violentos, pero que tenía la intención de aceptar ese peligro para trabajar por el bienestar de aquellos en los márgenes de la sociedad. Todos los días, cuando dejaba la seguridad de su hogar, aceptaba este riesgo. El 27 de noviembre de 1978, murió a manos de un piadoso asesino católico.
Independientemente de su compromiso con los pobres de Dios y el precio que estaba dispuesto a pagar por ese compromiso, muchos cristianos no están dispuestos a perdonar la orientación sexual de Harvey Milk. Su ícono los perturba profundamente. Los cientos de miles de íconos de los Santos Constantino y Helena, por otro lado, no levantan las cejas, a pesar de que Constantino una vez arregló los asesinatos de su esposa Fausta y su hijo Crispo, con el apoyo de santa Helena, su madre. Estos asesinatos no fueron actos espontáneos de pasión, sino elecciones deliberadas hechas para la conveniencia política. Debido a que él y su madre le dieron a la Iglesia grandes ventajas políticas, no se menciona su pasado asesino.
Es peligroso pensar en los corazones de otras personas y juzgarlos como pecadores. Si esto es cierto para los asesinos, es aún más cierto para aquellos cuyas vidas emocionales o sexuales no comprendemos. Las Escrituras judías hacen referencias negativas a la homosexualidad, como algunas cartas atribuidas a San Pablo. Los estudiosos modernos debaten lo que estos pasajes realmente significan. Hubo un tiempo en que los cristianos pensaron que la epilepsia era posesión de demonios, en base a su lectura de la Biblia. Hubo un tiempo en que era una herejía creer que la tierra giraba alrededor del sol.
Cuando Cristo ordenó a sus seguidores que se amaran unos a otros como él los había amado, luego describió el amor que él quería decir: “Nadie tiene mayor amor, uno da su vida por sus amigos” (Juan 15:13). El icono de Harvey Milk sostiene este amor como la marca distintiva de la santidad cristiana.

Gabriela Solsona

Fuentes

Henri Nouwen, el profeta herido. Michael Ford. Sal Terrae. 2000.

Hno Robert Lentz wikipedia

Hno Robert Lentz web

Hno Robert Lentz facebook

 

 

Autor: María Gabriela Solsona

Nada mejor que caminar bajo la lluvia. Aprendiz de la vida. Lectora. Vivo en Buenos Aires.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s